Página de aterrizaje (landing page)

Que "el tiempo es oro", alcanza en Internet su máxima expresión. Los contenidos requieren de talento para sorprender e interesar y eso lleva tiempo, un recurso cada vez más escaso. Por ello, el ciclo de vida de muchos contenidos presenta curvas gaussianas muy cortas en actividad, cuyo declive suele deberse a la falta de interacciones motivacionales, críticas no constructivas, interés puntual, nuevos retos o cambios tecnosociales diversos.

En cualquier caso, es la mejor escuela para experimentar el binomio prueba y error. Es cierto que ello genera mucho ruido con contenidos no contrastados o no acreditados, pero aún así es una formidable escuela para comprender las nuevas reglas de la comunicación digital.

 

Por si fuera poco, Internet es pasado y presente: nada se borra, nada desaparece. Es un inmenso océano de contenidos anárquicos, recuperables con los buscadores, que dan valor y sentido a gente, acciones y decisiones que en su momento no fueron interpretados o que ahora tienen significado.

 

Por lo expuesto, promovemos la idea de que lo mercantil también debe tener su vertiente social para que los contenidos se compartan por el valor que aportan y por ser altruistas y gratuitos. Esos contenidos pueden generar un inmenso valor a las empresas patrocinadoras, ya que aportan notoriedad, credibilidad, reputación y singularidad a la marca y a sus productos o servicios.

 

Varias de las iniciativas sociales que nos sirven de laboratorio para contrastar datos, experiencias y opiniones aparece a continuación. Le invitamos a que las visite haciendo clic en los logotipos. Es un buen ejemplo de lo que podría ser la próxima landing page a su web y a su empresa.



Haga clic sobre la imagen
Haga clic sobre la imagen